Se dice que todos los caminos llevan a Roma y así fue durante muchos años mientras duró del Imperio Romano. Habiendo sido uno de los grandes imperios de la historia y uno de los primeros en desarrollar vías, el epicentro del Imperio, Roma, se encontraba conectado con todos los lugares conquistados. De ahí la expresión. Aunque actualmente sigue siendo una capital con muy buenas conexiones, hay formas y formas de llegar dependiendo del medio y de tu lugar de procedencia. Por este motivo, te explicamos cómo llegar a Roma para que puedas acudir al epicentro de una cultura de la forma que más te convenga.

En primer lugar, cabe destacar que la forma más sencilla de llegar no siempre será la más económica, pero sí la más cómoda y rápida. Para llegar a Roma puedes hacerlo por medio de carretera, raíl, mar o aire. Por este motivo, dependerá de tu lugar de partida la elección de uno u otro. ¡Descubre cómo llegar a Roma!

Avión

La capital italiana tiene, a falta de uno, dos aeropuertos internacionales: Roma Ciampino y Roma Fiumicino. Ambos aeropuertos ofertan multitud de vuelos con distintos puntos nacionales, internacionales y mundiales.

El aeropuerto más grande de la ciudad es Roma Fiumicino, oficialmente Aeropuerto Internacional Leonardo da Vinci. Se encuentra muy bien conectado con la ciudad, por medio de tren y autobús. No obstante, está más lejos de la ciudad que Ciampino.

El aeropuerto de Roma Ciampino, oficialmente Aeropuerto Giovanni Battista Pastine, está a tan solo 15 kilómetros de la ciudad. Aquí operan la mayoría de las compañías low-cost. La opción más sencilla para llegar a la ciudad es por medio del autobús directo a la estación de Termini, punto clave de la ciudad.

Llegar a Roma en avión

Para valorar la mejor opción para ti, te recomendamos emplear un comparador de vuelos con el fin de conocer los horarios, escalas, precio y opciones que tienes para viajar en avión.

Tren

Aunque es cierto que llegar en tren no es lo más común, cabe destacar que Roma está unida con las demás ciudades importantes de Italia por alta velocidad. De este modo, llegar a Florencia o Milán será un trayecto de poco tiempo y bastante atractivo para conocer el resto del país. No obstante, el precio es mucho menor si optas por la vía convencional.

Si por el contrario queréis llegar a Roma en tren desde España, el trayecto desde Madrid o Barcelona suponen bastantes horas y una escala en Milán.

Autobús

Llegar a Roma por carretera también es posible. No obstante, deberás estar preparado para las 20 o casi 30 horas de viaje. Compañías como Alsa o Flixbus ofrecen este tipo de opciones para los que no contemplan volar. ¡Pero te recomendamos tener paciencia!

Coche

¿Apasionado de los road trips? Para ir en coche a Roma desde España, ¡tienes que serlo! De capital a capital hay, aproximadamente, 2000 kilómetros. Por este motivo, es recomendable realizar diversas paradas, planear los cambios de conductor – si son posibles – e incluso valorar parar a conocer sitios por el camino. ¡Que no se te haga pesado!

Barco

Si lo tuyo es el mar o te ha apetecido irte de vacaciones en crucero podrás atracar en el puerto de Civitavecchia. Una vez allí, podrás acceder a la ciudad por medio de excursiones o reservando transporte. También puedes acercarte en transporte público, pero si tu tiempo es reducido te recomendamos las anteriores opciones.

Cómo llegar a Roma

Como ves existen multitud de formas de llegar a Roma, elige el que mejor te convenga, ¡te esperamos!

5 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *