La Capilla Sixtina se ubica dentro del Palacio Apostólico del Vaticano, y probablemente sepas que es la residencia oficial del papa. Primero te vamos a introducir un poco en el contexto histórico, contándote cómo se creó. Y, después, de regalo te contamos 5 cosas sobre esta maravilla que seguro que desconocías.

Historia de la Capilla Sixtina

Baccio Pontelli y Giovani de Dolci fueron los encargados de idear el edificio que la aloja. Su construcción termina en 1481 y es el Papa Sixto IV el que estrena este edificio sagrado como primera residencia papal.

Hasta 1508, el famosofresco del techo que todos imaginamos cuando pensamos en la Capilla Sixtina estaba pintado de azul con estrellas doradas. Gracias a Julio II la capilla fue repintada por el gran Miguel Ángel, y por eso hoy todos conocemos esa representación de Dios y Adán al límite del chocar sus dedos índices.

Detalle del fresco de la Capilla Sixtina.

Pocas personas saben que este fresco conmmemora La creación de Adán, uno de los episodios bíblicos más importantes, y actualmente es una de las pinturas más célebres de la historia del arte.

5 curiosidades sobre la Capilla Sixtina que seguro que no conocías

El creador de este emblemático fresco no se consideraba pintor

Aunque sí que es cierto que el resultado de esta pintura fue increíble, pero lo que realmente amaba era la escultura. Seguro que te suena el David (1504) de Miguel Ángel, su escultura de Baco (1497) o su Joven en cuclillas (1530). Incluso trabajó como arquitecto en varias ocasiones, superándose con el conjunto arquitectónico y escultórico que realizó para alojar la Tumba de Julio II.

Vamos, que quería de todo menos pintar; y, sin embargo acabó haciendo una de las obras más importantes del mundo.

De la negación a la grandiosidad

Al principio el artista no quería aceptar este encargo debido a su envergadura, pero como ya sabrás acabó aceptándolo, ¡y de qué manera!

Llegó a convencer al mismísimo papa de que pintar solo a los doce apóstoles era ”un proyecto demasiado pobre”, así que decidió representar a 300 personajes bíblicos. Creó de esta manera la recopilación más exacta de los pasajes del Antiguo Testamento en un solo lienzo.

Centro del fresco de la Capilla Sixtina.

La Capilla Sixtina tiene medidas salomónicas

El fresco de la capilla está en una planta rectangular de exactamente 40,93 metros de largo y 13,41 de ancho. Y tú dirás ¿qué significa esto?

Según relata la Biblia, el Templo de Salomón tenía estas exactas medidas. ¿Casualidad? No lo creemos.

Miguel Ángel se improvisó su propio andamio

La idea del papa era poner un sistema de escaleras colgado del techo con dos cuerdas, pero Miguel Ángel no quería que quedaran luego los agujeros a la vista, así que se improvisó un andamio especial. Su idea era, evitar molestar a los fieles que acudieran a la capilla y mantener la zona lo más limpia posible par el acabado.

Además de pintar esta maravilla a 20 metros de altura, tuvo que superar y solucionar un montón de problemas que fueron surgiendo. El mayor fue que la superficie de la bóveda no era del todo lisa y hubo que adaptar las formas para que se apreciase bien desde abajo.

Censura temporal

Muchas de las deidades que salen en esta conocida representación están desnudos, y eso al papa Pío IV no le pareció del todo correcto. Durante su reinado, entre 1559 y 1565, las partes íntimas de las desnudas deidades fueron censuradas con distintas telas.

En cuanto entró el siguiente papa todo volvió a la normalidad. Así que la puedes ver como el mismísimo Miguel Ángel la pintó hace cientos de años.

Si vas a ir al Vaticano y quieres saber qué más hay aparte de la Capilla Sixtina, en el siguiente artículo te contamos todo lo que necesitas saber.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *