El Mercato Centrale de Roma es uno de los enclaves que no puedes dejar de visitar si quieres conocer realmente la gastronomía de la capital italiana. Por eso, en este artículo te desvelamos todo lo que puedes comer en este gran centro gourmet si visitas la ciudad.

¿Cómo llegar al Mercato Central de Roma?

Se encuentra exactamente en la Stazione Termini Roma, una de las estaciones de ferrocarril más importantes de Europa y la más importante de la ciudad.

Abre todos los días de 8:00h a 22:30h así que puedes ir tanto a desayunar, como a comer o cenar algo.

Si quieres saber cómo puedes llegar hasta allí en transporte público te recomendamos que visites este artículo para evitar perderte.

¿Por qué ir al Mercato Centrale de Roma?

Aparte de ser uno de los lugares más de moda de toda la ciudad desde su inauguración en 2016, es uno de los sitios a los que tienes que ir si quieres probar la verdadera cocina italiana y todas las variantes internacionales que se alojan allí.

Como queremos que te acerques a esta deliciosa localización, te vamos a dar cinco razones para visitar el Mercato Central de Roma:

1. Sabor italiano auténtico

Si quieres catar el verdadero sabor italiano este es el sitio perfecto. En la planta de abajo se localizan casi dos decenas de unos puestos a los que llaman botteghe, en los que podrás encontrar los platos típicos italianos de toda la vida.

Algunos de los puestos que te recomendamos son Il Formaggio, especializado en quesos autóctonos de leche no pasteurizada, Il Vegetariano e Vegano, el paraíso verde, La carne e i salumi, o Il Fritto si te gusta la pasta.

2. Gastronomía japonesa

Puede parecer extraño pero sí: en la capital italiana se lleva la comida japo.

Dentro de la internacionalidad de este mercado, te podrás encontrar varios puestos en los que podrás probar una de las mejores bandejas de sushi de tu vida. Te recomendamos parar en Il Ramen de Akira Yoshida o Il Sushi de Donato Scardi.

3. Oliver Glowig

El mismísimo Oliver Glowig tiene aquí su puesto La tavola, il vino e la dispensa, que significa ‘La mesa, el vino y la despensa’, y aunque solo sea por él, tienes que venir.

Por si el nombre no te suena, este genio culinario tiene nada más y nada menos que dos estrellas Michelin. Aunque la carta va variando según las ideas del chef, y su cocina se caracteriza por la increíble mezcla que consigue con las recetas clásicas romanas y sus influencias modernas.

Además no es excesivamente caro para el nivel de calidad que vas a degustar. Los primeros y los segundo cuestan entre 15 € y 20 € y los postres los tienes por menos de 10 €.

4. Calidad por encima de todo

Sabemos que la mayoría de mercados gastronómicos suelen ser muy caros o estar llenos de turistas, pero este es diferente. Una gran cantidad de romanos y romanas comen, cenan y toman algo en el Mercado Centrale de Roma a diario.

Por ello, puedes estar seguro de que aquí no te estafarán, los productos son de altísima calidad y los precios, como ya te vamos contando son bastante asequibles.

5. Actuaciones en directo

De vez en cuando aprovechan este enorme espacio de casi 2000 metros cuadrados para realizar toda clase de actividades culturales, desde eventos artísticos hasta conciertos.