Algo que caracteriza el transporte público en Roma es que es caótico, lento, barato, suele ir abarrotado, y en el centro se intensifica los retrasos. Por ello, nosotros te recomendamos que apuestes por conocer la ciudad a pie. Piensa que su centro histórico es muy amplio y con calles muy pequeñas hay zonas en las que ni siquiera cuentan con la opción de transporte público. De todas formas, si necesitas moverte por zonas más periféricas y en algún momento necesitas optar por el transporte público aquí te presentamos que opciones tienes.

Metro

Metro en Roma

Aunque no te lo creas, el metro de Roma tiene solo tres líneas, una de ellas aún no está terminada. Esto supone que el espacio que no recorre el metro lo cubra el bus.

Si puedes coger metro, puede ser la mejor opción si buscas puntualidad, pero intenta evitar las horas punta. El precio de un viaje sencillo es de 1,50 € y se puede comprar en cualquier estación de metro. Al tener tan poco recorrido suele estar bastante abarrotado.

Cuenta con las líneas A, B (B1) y C.  Las dos primeras son las que llegan a Termini, zona más céntrica a la que te puede acercar. El problema es que suele estar abarrotada de viajeros, ten en cuenta que puede ser un blanco fácil para los robos, mil ojos con los bolos, mochilas, bolsas, etc.

Autobús

autobús público en roma

Al no disponer de una buena conexión con el metro se solventa con las líneas de buses. La ciudad está bastante bien conectada por este medio. El problema es la puntualidad, el tráfico, y la aglomeración de gente. Con tanto tráfico el tiempo del trayecto es muy relativo, lo mismo ocurre con la hora de llegada. Por ello los retrasos son muy comunes al igual que el cúmulo de mucha gente en su interior.

El billete de bus se puede comprar en cualquier ‘Tabaccheria’ o quiosco de periódicos. El precio también es de 1,50 €, al subir tienes que clicarlo en algunas de las máquinas situadas a lo largo del autobús.

Tranvía

Roma cuenta con la opción del tranvía, pero no es muy frecuentado por turistas. Está situado lejos de las zonas de interés turístico de la ciudad.

A la hora de orientarte y saber que líneas de metro o paradas necesitas saber nuestro mejor consejo es Google Maps. La verdad es lo más sencillo, ya que establece la mejor ruta para llegar al destino e incluso ofrece el tiempo estimado para que el transporte llegue a la parada.

En cuanto al precio, puedes optar por billetes sencillos por el mismo precio tanto en el metro como en el autobús. También está la opción de los bonos, de 24 horas por 7 €, 48 horas por 12,50 €, 72 horas por 18 € y una semana por 24 €.

Como habrás podido comprobar pese a ser una opción barata, el transporte de Roma no es lo más recomendable para conocer su centro histórico. Principalmente por el tiempo que puedes perder y porque lo mejor es andar para no perderte nada. En ciertos momentos es compresibles que se apueste por esta opción, ya que Roma es una ciudad inmensa. Como consejo ve con tiempo de sobra y paciencia.

2 comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *